Mujer campesina: un homenaje al valor de tu vida

Este reconocimiento que hacemos las mujeres y comunidades urbanas de la región del magdalena medio, a las mujeres y a las familias campesinas se distancia de esa conmemoración oficial, surgida en 1965 en el gobierno de Guillermo León Valencia .

La nuestra, está cundida de amor, sentido de humanidad y verdadera gratitud, porque conocemos que desde muy temprano con el abrigo de sus fogones hasta los anocheceres, las mujeres campesinas sin más seguridad que la de su propio espíritu y conciencia, laboran día a día la tierra aportando el alimento que cubrirá en las ciudades la mesa del obrero, aquella mesa de la familia marginada, la mesa en las que las mujeres que a pesar de la discriminación y la violencia patriarcal se esfuerzan solas por el cuidado de hijos e hijas. Pero el alimento que es para todos y todas, también llega a aquellas mesas en cuyas casas habitan las familias dueñas del poder y, en las que contradictoriamente mientras se alimentan y sin asomo de consideración alguna, continúan tomando decisiones que llevan al destierro y la marginalidad a miles de mujeres y familias campesinas.

Entonces, y como consecuencia mujer campesina poco pareciera lo que haces ya por los otros y las otras, que también debes luchar por defender la tierra para cultivar el alimento que nos has de traer y que habrá de alimentar también las barrigas del opresor. Por eso, tu lucha por la tierra, también es nuestra, como es nuestra la admiración por tu trabajo, por el liderazgo que asumes día a día a pesar de las amenazas y el riesgo que trae hacerlo, por muchas otras cosas que este corto espacio no permite decirte, queremos reafirmar que puedes contar con nosotras y nosotros, somos parte de la vida que has parido, tu esencia está en cada día, en cada lugar, en cada momento también de nuestras propias luchas.